Beneficios de los masajes infantiles

Beneficios de los masajes infantiles

Para favorecer el crecimiento de nuestro bebé, así como su desarrollo, no hay nada mejor que el contacto físico en forma de masaje. El masaje, además de estimular y ser agradable, tiene muchos efectos positivos para el bebé. Vamos a repasarlos a continuación para dejar constancia de la importancia de esta práctica en las atenciones a nuestro hijo recién nacido.

Pero antes de nada, una advertencia: a los bebés no siempre les gustan los masajes. Intenta determinar si el tacto es algo que relaja a tu bebé, o si en cambio lo estresa. Si es esto segundo, el procedimiento tendrá que ser más lento.

Beneficios de los masajes infantiles

Repasemos punto por punto los beneficios de los masajes infantiles. Primero y muy importante: está demostrado que los masajes fortalecen el sistema inmunológico. Por otro lado, también beneficia al sistema digestivo.

Los masajes puntualmente desarrollados sobre la espalda y la caja torácica ayudan a desarrollar el sistema respiratorio y el circulatorio. Estudios revelan que el masaje, en tanto que movimiento, resulta un estimulante eficaz incluso para el desarrollo cerebral (al ayudar en la mielinización).

Otros beneficios más obvios y exteriores: los masajes infantiles son beneficiosos para el sistema muscular. Tonifican y relajan.

Una buena sesión de masaje ayuda, si la repetimos periódicamente, a enseñar al niño procesos de autorelajación que le beneficiarán en la vida adulta. EL masaje y el contacto físico es un medio para conocerse y mejorar la autoestima.

Los beneficios no sólo son para el bebé

Los beneficios no sólo se transmiten del masajista al bebé, sino que el propio masajista también obtiene su beneficio: de entrada el masajista tiene con el masaje una forma directa y nítida de entrar en contacto con el bebé.

Parece ser, por otro lado, que este tipo de prácticas refuerzan tanto lo instintivo como la intuición del masajista a medio plazo. Pero el beneficio más claro es la proximidad, el espacio de intimidad que se genera con el bebé.

Parece claro que los masajes infantiles, si se realizan con suavidad y cariño, sólo traen beneficios

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *